Toxina botulínica

¿QUÉ ES LA TOXINA BOTULÍNICA (BOTOX)?

La toxina botulínica, más conocida como Botox, es una sustancia purificada derivada de la toxina botulínica tipo A. Actúa bloqueando un neurotransmisor, con lo cual, los músculos de la zona tratada, no reciben la orden de contracción. De esta manera, la piel que los recubre se relaja y desaparecen las arrugas y las líneas de expresión progresivamente (fundamentalmente frente, entrecejo y patas de gallo).

Existen varias marcas aprobadas para su uso en Medicina Estética, tales como Azzalure, Vistabel, Bocouture…

Es un tratamiento ideal para el rejuvenecimiento facial, ya que relaja la musculatura, logrando eliminar las arrugas dinámicas (aquellas que se producen por nuestras propias expresiones y gestos). Se puede combinar además con sustancias de relleno en el caso de que las arrugas sean considerablemente profundas, realizando así un tratamiento de choque contra el envejecimiento facial.

¿En qué consiste el tratamiento?

Se trata de un procedimiento que se realiza en consulta en pocos minutos de forma ambulatoria y no requiere anestesia ya que solo puede causar molestias leves.

Consiste en la infiltración del producto de forma muy superficial, en el área donde existan arrugas dinámicas faciales. El médico especialista elige la dosis correcta y los puntos de aplicación específicos para que las expresiones sigan siendo el reflejo natural del paciente.

¿Qué beneficios tiene?

Además de atenuar las arrugas faciales, al disminuir el movimiento muscular en la zona tratada, previene la formación de nuevas arrugas y evita el empeoramiento de las arrugas ya existentes.

Es el mejor tratamiento para modelar las cejas caídas devolviéndole vitalidad a la mirada.

Además de los beneficios destacados anteriormente, actualmente es el tratamiento de elección para la sudoración excesiva de manos, pies y axilas (hiperhidrosis), mejorando sustancialmente la calidad de vida de los pacientes.

¿Cuándo empiezan a verse los resultados y cuánto duran?

Los resultados son visibles a partir de las 48 a 72 horas, siendo el máximo efecto a partir de los 15 días.

El efecto que se prolonga por un período aproximado de hasta 5 meses, brindando al rostro una apariencia más armoniosa, rejuvenecida y agradable.

Después del Tratamiento

No requiere baja laboral, inmediatamente después del tratamiento se puede continuar con las actividades diarias.

Raramente puede aparecer un pequeño hematoma en el punto de inyección, que resuelve rápida y espontáneamente.

Toxina Botulínica
Pide tu cita Online
ASESORAMIENTO GRATUITO

He leído y acepto la Política de Protección de Datos