Toxina botulínica en el tratamiento del vaginismo

El vaginismo es la contractura anormal de los músculos perivaginales, durante la penetración vaginal, haciéndola dolorosa y a veces imposible. La toxina botulínica, aplicada en dichos músculos, actúa como un relajante muscular, paralizándolos y relajándolos temporariamente. Hemos desarrollado una novedosa técnica de aplicación, realizando el tratamiento de forma totalmente ambulatoria, aplicando la cantidad mínima necesaria, con excelentes y rápidos resultados.

Toxina botulínica en el tratamiento del vaginismo
Pide tu cita Online
ASESORAMIENTO GRATUITO

He leído y acepto la Política de Protección de Datos