Blog

Los tatuajes ya no son para siempre

Borrar de la piel aquel recuerdo que algún día se quiso grabar para siempre es una tendencia cada vez más al alza. Se calcula que el 50% de las personas que llevan tatuajes se arrepienten de habérselos hecho y desean quitárselos.

Antes de la llegada de la tecnología láser, los pigmentos introducidos en la piel por el tatuador eran marcas que permanecían de forma permanente y no se conocía bien como podían ser eliminados sin dejar marcas. En la actualidad los tatuajes pueden desaparecer con tratamientos de láser médico adecuados.

Clínica Serres es pionera en la eliminación eficaz de tatuajes gracias a la novedosa técnica norteamericana de Láser Alex Q-Switched, desarrollada por la Universidad de Harvard.

Algunas de las grandes ventajas del sistema Q- Switched son que requiere menos tiempo de recuperación que otros métodos más económicos y, sobre todo, que no deja ningún tipo de cicatriz. Tras la eliminación del tatuaje, la zona tratada presentará un aspecto más claro que el resto de la piel, recuperando su color natural con el paso de los días y la acción del sol.

El número de sesiones dependerá del tamaño del tatuaje, los colores empleados y la profundidad que alcanza el pigmento bajo la superficie de la piel. El tratamiento se aplica con una crema anestésica y presenta la novedad de que se pueden someter al mismo personas que hayan sido objeto de infructuosos o insatisfactorios intentos con otros sistemas, siempre que éstos no hayan provocado una cicatrización excesiva.

Entre nuestros pacientes hay también, y cada vez más, opositores a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad como Policía o Guardia Civil. En algunos casos, los tatuajes pueden ser motivo de expulsión de las pruebas y conscientes de ello confían en nuestra eficacia para que su sueño no se vea truncado.

Los tatuajes ya no son para siempre